Tras siete años, construcción de ducto de Arauco en Valdivia entra a su fase decisiva

En junio de 2005 la autoridad pidió a la empresa evacuar sus desechos al mar, tras un episodio medioambiental donde se acusó la muerte de un grupo de cisnes en el río Cruces. Este mes el Comité de Ministros zanjaría el tema.

UN ducto al mar. Esta fue la obligación que fijó la autoridad ambiental en junio de 2005 a la planta Valdivia de Celulosa Arauco, tras el proceso abierto por el episodio medioambiental, en el cual se acusó la muerte de un grupo de cisnes de cuello negro en el santuario Carlos Anwandter, en la XIV Región, en 2004. El evento desató fuertes protestas e incluso llegó a La Moneda, con una reunión entre el entonces Presidente Ricardo Lagos y la cabeza del grupo Copec, Anacleto Angelini.

Siete años después, sin embargo, aún no comienza la construcción de este emisario de 36,9 kilómetros que uniría la planta de San José de la Mariquina -que  representa un 17% de los 3,2 millones de toneladas anuales de celulosa que produce Arauco- con Bahía Maiquillahue. El proyecto, avaluado en US$ 65 millones, le permitiría a la forestal dejar de verter sus residuos líquidos industriales (riles) al río Cruces y evacuar entre 800 y 1.150 litros por segundo al mar.

Su puesta en marcha se pospuso porque Arauco y los pobladores de la zona de Mehuín, tras la aprobación ambiental en febrero de 2010, recurrieron administrativamente a la máxima autoridad ambiental,  que con los cambios a la ley dejó de ser la dirección ejecutiva de la Conama y hoy corresponde al Comité de Ministros, que encabeza la titular de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez. Y recién este mes podría zanjarse en una reunión de ese comité que, además, integran los titulares de Energía, Minería, Salud, Agricultura y Economía. Consultado al respecto, el grupo Arauco declinó referirse al tema, indicando que está esperando la resolución ministerial.

El tema es relevante para la compañía, porque incide directamente en su capacidad productiva. Tras el episodio de los cisnes, la autoridad ambiental estableció que la empresa sólo podía producir a un 80% de su capacidad -es decir, unas 440.000 toneladas de celulosa al año-, monto que se mantuvo hasta 2009. Con posterioridad a esa fecha, se la autorizó para llegar al 100% (550 mil toneladas), siempre y cuando el caudal del río Cruces no bajara de los seis litros por segundo, en cuyo caso la operadora debe disminuir su producción. Si es menor a cinco litros, debe paralizar, lo que ocurrió en marzo de 2011, por efecto de la sequía.

Distintas reclamaciones

Entre los opositores a la construcción del ducto hay comunidades mapuches y pescadores artesanales. Los primeros alegan que el emisario pasará por terrenos ceremoniales del guillatún y un cementerio. Camilo Tripailaf, vocero del predio Purrique, explica que el ducto atravesaría un terreno de tres comunidades mapuches. "Para nosotros es imposible que pase un ducto, aunque sea por debajo de la tierra, por la relación ancestral que tenemos con ella. Acá no estamos pretendiendo negociar u obtener dinero, sino que se respeten nuestros derechos", dice. Agrega que recurrirán a la justicia en caso de aprobarse el proyecto. "No se realizó la consulta que requiere el convenio 169 de la OIT", agrega.

Boris Hualme, vocero de los pescadores de Mehuín, cree que el ducto no se construirá. "Independiente de lo que digan los ministros en Santiago, no pueden pasar sobre la Ley Lafquenche", asegura.

El dirigente se refiere a peticiones que realizó el grupo indígena a través de la Subsecretaría de Pesca, amparados en la Ley Lafquenche, aprobada en 2008, y que establece el uso y concesión a una comunidad originaria sobre el borde costero, y hasta 12 millas marinas, que estaría próxima a aprobarse.

A la par, la Federación Interregional de Pescadores Artesanales del Sur (Fipasur), que agrupa a 22 sindicatos de la XIV Región, con más de 1.300 miembros, también se opone al ducto, "porque podría alterar la fauna marina en zonas donde realizamos nuestra pesca", según Marco Ide, presidente de la organización. Añade que al último Encuentro Empresarial del Sur, EE, asistió la empresa Crystal Lagoons para mostrar sus soluciones para termoeléctricas, "una tecnología que quizás podría utilizar Arauco para verter sus riles a lagunas cerradas, sin contaminar el río ni el mar", plantea. En la zona de playa no sólo está pendiente la reclamación lafquenche, cuenta. También existe un área de manejo del sindicato Citimar en la zona del ducto, por lo que no podrían expulsarse riles sin el permiso de los pescadores que tienen esa concesión.

La visión de Arauco


Arauco, por su parte, solicitó que se reviertan cuatro puntos de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del ducto. El gerente de la planta Valdivia, Sergio Carreño, indicó a la autoridad que no puede exigirse a la compañía comprar predios de patrimonio cultural mapuche para luego ser entregados a la comunidad, pues sólo puede "realizar, de buena fe, todas las gestiones que estén a su alcance, para negociar la adquisición de el o los predios a los propietarios, en la medida que éstos acepten".

A la vez, pide que se eliminen las medidas que ofreció la empresa para mitigar los impactos de la construcción del emisario en la zona de playa -como las mejoras de costanera, veredas y aseo de playa-, considerando que la autoridad ambiental pidió que las obras estén bajo tierra para evitar impactos visuales. En la sesión de fines de agosto del comité de ministros se analizó esta petición y se estableció que la empresa igualmente debe realizar las mitigaciones.

En tercer lugar, la empresa solicitó que se permita verter riles al río Cruces en caso de emergencias, considerando que el sistema de contención de derrames puede contener un volumen de 113.600 metros cúbicos, equivalentes a 40,6 horas. La autoridad de la región prohibió todo tipo de descargas una vez que se apruebe el ducto, mientras que el comité de ministros aprobó las descargas "en casos de contingencia mayor", como un terremoto o tsunami.

En cuarto lugar, Arauco pidió que no se exija reponer el pavimento afectado en la Ruta T244 en un ancho promedio de 6,5 metros, considerando que ese ancho "en la práctica no existe".

por Pamela Zúñiga - 07/10/2012

en http://www.latercera.com/noticia/negocios/2012/10/655-487053-9-tras-siete-anos-construccion-de-ducto-de-arauco-en-valdivia-entra-a-su-fase.shtml


Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín