Caleta Queule: hacia el fortalecimiento territorial basado en la pesca artesanal

Caleta Queule: hacia el fortalecimiento territorial basado en la pesca artesanal

  • Los habitantes de Queule tienen nuevamente la oportunidad de torcer la mano al destino desfavorable que ha sufrido la pesca artesanal. Sin embargo existen factores externos que ponen en riesgo su futuro. 
Por: Jorge Pereira Roa
Tomado de pescasustentable.cl
24 de octubre de 2011
Queule es la caleta de mayor importancia pesquera de la región de la Araucanía, a pesar de ser pequeña, concentra la mayor cantidad de pescadores, embarcaciones y producción pesquera de la región, mantiene hasta la fecha una gran diversidad de especies de importancia comercial en sus desembarques, a diferencia de otras caletas importantes en el país. No obstante, la caleta no ha logrado traspasar las limitaciones que se reproducen de forma transversal en la pesca artesanal a nivel nacional, lo que ha motivado que los pescadores, liderados por el Sindicato de Pescadores y Buzos Artesanales de Queule se encuentren implementando un estrategia integral y autónoma para desarrollar el territorio en base a los recursos pesqueros.
En Queule tradicionalmente se ha pescado la sierra, reineta, corvina, congrio y pejegallo, entre otras especies. Sin embargo los pescadores, hasta hace poco tiempo, seguían dependiendo de los bajos precios de compra que son ofrecidos por los intermediarios de la zona. Con lo cual, la actividad no reportaba las suficientes ventajas en términos de beneficio económico y social para la localidad y por ende no permitía la sustentabilidad de la actividad en el tiempo.
Aprendizaje histórico
Lo anterior ha hecho que los pescadores hayan identificado la necesidad de incorporar un cambio en el paradigma pesquero que se ha venido aplicando en la caleta. Para esto, se ha tomado como importante referente el trabajo realizado en los años 60 y comienzos de los 70 por la Cooperativa de Pescadores de Queule. Esta organización, en su afán por reconstruir y mejorar el pueblo después del maremoto de 1960, intervino directamente en la comercialización de los productos, así como en la adquisición de infraestructura e insumos pesqueros y domésticos, generando enormes beneficios para la caleta, bajo un sistema de participación y administración colectiva realizada por los propios pescadores.
Como un reconocimiento a esta misma iniciativa, en 1971 el gobierno de Corea de Norte donó a la caleta un moderno terminal pesquero equipado completamente con infraestructura portuaria, salas de mantención y congelado y salas de procesamiento. Esta infraestructura apuntaba a ser un salto definitivo en el sistema de pesca que realizaban los pescadores a través de la Cooperativa, sin embargo con la irrupción de la dictadura militar en el país, sus dirigentes fueron reprimidos y este terminal fue puesto en manos de privados quienes le dieron uso en beneficio del lucro personal, hasta que la planta terminó por ser desmantelada. Como es de suponer todo esto marcó la interrupción del interesante proceso que la pesca artesanal estaba llevando en la caleta.
El proceso actual
A finales de los años 90 las organizaciones recién comenzaron a superar el trauma y desarticulación de la que, al igual que en todo el país, los sectores sociales fueron víctimas, y volvió a surgir la idea de hacerse parte activa de la transformación y comercialización de los recursos, para el mayor beneficio de los pescadores y la caleta. Esto motivó el diseño y construcción de una nueva planta de procesamiento, esta vez bajo el liderazgo el Sindicato de Pescadores y Buzos Artesanales de Queule. A pesar de este gran avance, esta nunca pudo ser finalizada en su equipamiento y puesta en marcha, debido a problemas internos de la organización e inconsistencias administrativas que pudieron ser solucionadas solo después de un arduo proceso de depuración y fortalecimiento organizacional.
Es así, como en el año 2009 el Sindicato retoma y da un nuevo impulso a la idea original de echar a andar este sistema de procesamiento y comercialización propia y directa, integrando este aspecto además con todo un sistema de diversificación pesquera, trazabilidad y certificación de las capturas orientado a asegurar la calidad de los productos y la sustentabilidad de la actividad.
Se ha comprendido además que las mejoras de orden económico productivo en la pesca artesanal no bastan para asegurar cambios importantes, por lo cual se ha complementado con un trabajo permanente y significativo en el área de fortalecimiento socio-organizacional e identitario-cultural, a partir de lo cual se han realizado múltiples capacitaciones, actividades sociales transversales a la localidad y la publicación de una revista de la pesca artesanal "Marejada" del Sindicato de Pescadores de Queule.
Avances
En la actualidad, después de cerca de tres años de trabajos y gestiones de financiamientos, la organización ha logrado conseguir remodelar y equipar casi la totalidad de su planta de procesamiento, a la vez que se encuentra en camino de implementar un moderno sistema de monitoreo de la calidad a través de la cadena completa de producción-transformación certificada (trazabilidad). Por otra parte los socios del Sindicato han decidido conformar una nueva Cooperativa de Pescadores que tendrá como misión administrar todo el sistema productivo y comercial.En el intertanto, y ya desde hace cerca de un año, el propio Sindicato ha comenzado a realizar experiencias de venta directa de los productos, que le han permitido ir adentrándose y perfeccionando el modo de trabajo en esta área, a la vez de ir causando impactos interesantes al comprar los productos a los pescadores a un precio mayor al que ofrecen los intermediarios, con lo cual estos últimos se ven forzados a elevar sus precios de compra, beneficiando directa e indirectamente a todos los pescadores del lugar.
Se espera que la planta de procesamiento pueda ponerse oficialmente en marcha en el mes de noviembre de este año, beneficiando -además de a los propios pescadores- a cerca de 60 personas, en su mayoría mujeres, por medio del empleo directo.
Futuro incierto
Los habitantes de Queule tienen nuevamente la oportunidad de torcer la mano al destino desfavorable que ha sufrido la pesca artesanal del país, sin embargo existen factores externos que ponen en riesgo su futuro. Estas amenazas se relacionan con la contaminación y las regulaciones ambientales y pesqueras del país, que privilegian la acumulación por sobre cualquier otro criterio.
Lo claro es que el éxito o fracaso de este proceso, que podría servir de referente importante para otras experiencias, dependerá de la capacidad de los propios pescadores, comunidades originarias y ciudadanía en general, de presionar y asegurar el respeto por el medio ambiente marino y sus recursos.
Con todo el escenario para que esto último ocurra se ve lamentablemente desfavorable, al comprobarse – a la luz de la actual discusión de la ley de pesca- la invisibilidad del tema, así como el nulo compromiso de las organizaciones nacionales de pescadores, preocupadas de negociar cuotas de pesca con la industria pesquera, en vez de realizar cambios de fondo que apunten a de la sustentabilidad y desarrollo de la actividad.
_______________________________
* Jorge Pereira Roa tiene estudios en Antropología y se desempeña como colaborador de organizaciones de pescadores artesanales y comunidades mapuche de la IX y XIV regiones.


http://www.radiodelmar.cl/sos/sos/articulos-sos/caleta-queule.html

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín