Comité de Defensa del Mar: “El 2011 denunciaremos el actuar del Estado y Celco a nivel internacional"

Entrevista a Eliab Viguera, Comité de Defensa del Mar: "El 2011 abre un espacio a nivel internacional para realizar acciones judiciales y denunciar el actuar del Estado y Celco"

26_3_2010_19_30_27.jpg

El conflicto en la Bahía Mehuin entre comunidades mapuche lafkenche agrupadas bajo el Comité de Defensa del Mar y la empresa Celulosa Arauco, está lejos de terminar. El 2010 estuvo marcado por aprobaciones ambientales de autoridades de gobierno que dieron luz verde a la posibilidad de que la empresa haga realidad sus planes de instalar un ducto al mar para arrojar sus desechos tóxicos productivos.

Por José Luis Vargas, Observatorio Ciudadano, jueves 6 de enero de 2011



El 23 de febrero, el proyecto fue calificado positivamente por la COREMA de Los Ríos, sucediéndose luego una serie de acciones legales con que las comunidades lafkenche buscaron invalidar la resolución gubernamental por ilegal y arbitraria, además de alegar la ausencia de consulta. Es el caso del recurso de protección presentado el 26 de marzo, donde se argumenta que deliberadamente se infringió una serie de normativas específicas destinadas a la protección de los pueblos indígenas, como son el Convenio 169 de la OIT y la ley 20.249 de borde costero, conocida precisamente como ley lafkenche.



La empresa, pese a esta férrea oposición al ducto del Comité y de las comunidades por los serios efectos ambientales y a su principal fuente de subsistencia, la pesca, siguió adelante con los estudios de factibilidad en territorio lafkenche. Lo que ocasionó nuevas tensiones, como la que el 30 de marzo pasado dejó a tres miembros del Comité heridos cuando buscaban evitar estos estudios en la zona.



Éste será un año decisivo, y lo saben. Por eso ayer miércoles 5 de enero se realizó una importante y masiva asamblea en Mehuin para definir estrategias y las líneas de acción. En conversación con Eliab Viguera, vocero del Comité de Defensa del Mar, asegura que un elemento fundamental será el apoyo y pronunciamiento que puedan tener desde otras regiones del país y que el 2011 "abre un espacio a nivel internacional para realizar acciones judiciales y denunciar el actuar del Estado y la empresa Celco", anuncia Viguera.



- ¿Que análisis hace del estado actual del conflicto en Mehuin?



A nosotros no nos cabe duda que ha sido un año de duras luchas, sobre todo en lo concerniente a las aprobaciones ambientales por parte de la COREMA de Los Ríos a los estudios presentados por Celulosa Arauco. Este hecho es complicado, y nos ha dado la razón en nuestro análisis de que en este tipo de proyectos que entran a evaluación por los estamentos que corresponden, son aprobados políticamente. Nos dimos cuenta apenas empezó este conflicto. Por muchos años convocamos a que aquí no se hicieran los estudios, a fin de evitar el avance de los planes de la empresa, pero constatamos que en realidad era un asunto administrativo para las autoridades, ya que las decisiones estaban tomadas desde antes. Digerir ese aspecto no fue complicado, porque ya lo teníamos claro.
Otro hecho importante, tiene que ver con las innumerables deficiencias del proyecto, por lo que los propios organismos del Estado que están encargados de evaluar este tipo de estudios no gozaron de la seriedad que proclamaban. La propia autoridad marítima, por ejemplo, nunca aclaró el cómo se hicieron los estudios, quiénes estuvieron presente y cuáles fueron las embarcaciones que trabajaron para avanzar en ello. Esto nos deja una señal muy clara de que aquí hay una autoridad política que está para apoyar a las grandes empresas.



- ¿Ello explicaría las continuas respuestas negativas de la autoridad durante el 2010 a las muestras de rechazo para la instalación del ducto?


En Chile no existe ninguna garantía respecto de este tipo de procesos de evaluación ambiental, ya que incluso se acepta la mentira. Hubo estudios presentados por Celco que nunca se hicieron, eso nos lleva a pensar que tenemos que idear otro tipo de estrategias, porque simplemente los órganos del Estado están colaborando con las grandes empresas.



- ¿Cuáles son los principales impactos que tendría la instalación del ducto, más pensando en que la empresa está planteando ampliar su producción?


No tenemos un antecedente del real impacto que se produciría en Mehuin, pero más al norte la misma empresa Celulosa Arauco, a través de su planta Nueva Aldea, dan luces de lo que podría pasar acá si se llega a concretar un ducto que arroje sus desechos tóxicos al mar. Allá se han ocultado las denuncias de los pescadores artesanales que están reclamando por la disminución drástica de los recursos marinos de los cuales ellos subsisten.  Eso sin mencionar que en nuestro sector habitan comunidades mapuche lafkenche para las cuales el mar es un trabajo y a la vez constituye parte de una cosmovisión territorial, que se puede ver muy complicada si se llega a instalar un ducto en la zona. Entonces estamos viendo que no solamente la pesca artesanal se muere, también las formas de subsistencia de las comunidades ubicadas en el borde costero. Un ducto en esta zona complica la existencia total de la población costera.



- Celco ha solicitado a las autoridades aumentar su producción, algo que la empresa presenta como sinónimo de desarrollo y empleo para la zona, ¿qué opina al respecto?



Si Celulosa Arauco señala que con la construcción de la planta y el aumento de su producción van a generar más puestos de trabajo, es una mentira. Aquí lo que habría que ver es cuánta gente más podría ser perjudicada por el aumento de la producción. Pues ya dañaron el Santuario de la Naturaleza en el Río Cruces, y hay que recordar que también existen demandas del propio Estado contra la planta de Celco. Todos estos anuncios que hace Celulosa Arauco nos tienen sin cuidado, por que lo que ellos proponen es públicamente una mentira.



Es más, consideramos que la planta y la gente que van a tener empleada una vez que se instale esta fabrica en San José de la Mariquina y/o comiencen a construir el ducto, va a traer otros serios impactos ambientales, pues se trata de una cantidad enorme de gente que no son del sector y van a ser traídas de las plantas que la empresa tiene más al norte.


- La oposición al ducto ha agrupado en el Comité a comunidades lafkenche y ciudadanos no indígenas. ¿Cuál es el rol de unos y otros en este proceso?


Si bien hoy día se vulnera el derecho de las comunidades mapuche lafkenche, esto es parte de un todo, pues el ducto no solamente se ve frenado por la ley lafkenche, sino también por la ley de pesca. Si ellos pasan sobre las áreas de manejo, caen en una sobreposición ilegal. El ducto no tiene dónde colocarse, no solamente por las leyes que amparan los derechos de las comunidades, también a las áreas de manejo por la ley general de pesca.



Por otra parte, se debe considerar que aquí hay un mar que le corresponde a todos los chilenos, que se debe garantizar la calidad de los productos que consume la población, tanto provenientes de la bahía de Mehuin y como de otras partes, pues es un lugar de esparcimiento para familias de las zonas aledañas. La ciudadanía en general puede oponerse a las concesiones marítimas solicitadas por Celco, porque lo que ocurre con el ducto es algo que involucra a las comunidades y a todas las personas.



- ¿Cuáles son las proyecciones y estrategias para el año que se inicia?



Vamos a tener una lucha muy férrea en cuanto a la mantención de los derechos adquiridos (áreas de manejo), pues no podemos despreciar a un oponente como Celulosa Arauco. Nosotros no debemos abandonar la ocupación del mar. También hay que monitorear la actuación de las autoridades y seguir trabajando para que finalmente se establezcan los espacios costeros marinos de los pueblos originarios, que sería un bloqueo más a la pretensión que tiene Celco con su ducto.



- ¿Qué llamado hacen tanto a los sectores sociales como a las autoridades?



Antes que todo, hacemos un llamado especial a la región de la Araucanía, donde hemos tenido algunas reuniones con autoridades, específicamente algunos consejeros e intendente. Mehuin está a 3 o 4 kilómetros del límite regional de la IX Región, y un ducto de desechos industriales muy cercano a esta región trae consigo también problemas muy serios sobre el área marítima y portuaria de esa zona, especialmente sobre las comunidades. Hacemos a su vez un llamado a no quedarse dormidos y a ver qué pasa con algunos estudios que se han prometido para dicha región respecto a la afectación que sufriría, pues lo que puede pasar vendría a ser un impedimento para que celulosa Arauco no dañe como lo ha hecho más al norte, sin que nadie pueda reclamar al respecto.



También hacemos un llamado a la comunidad en general. Mehuin no es solamente algo que pertenece a San José de la Mariquina, en el verano es un balneario de la región de la Araucanía, especialmente los habitantes de Temuco y alrededores vienen aquí. Hay un llamado a cuidar esto, es poco lo que queda para la gente y es responsabilidad de todos, no solamente del Comité de Defensa del Mar, defender este espacio.



06/01/2011







Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín