Para no morir ductificados: Celco sigue ofreciendo dinero y su gente piedrazos y fierrazos.


Para no morir ductificados:
Celco sigue ofreciendo dinero y su gente piedrazos y fierrazos
18 de abril de 2010
Han pasado dos años (y 16 días) en el calendario no mapuche, desde que unos botes financiados por Celulosa Arauco fueron a Mississippi a apedrear la Sede de la defensa del mar y a cortar nuestras redes. Ahí nos llamaron "indios del monte" esos mismos vendidos que hace mas de un mes arrancaban del mar a los cerros, por temor a un maremoto.

¡Cómo debe pesarles la conciencia que temen hundirse cuando la mierda flota! Para nosotros, esta sigue siendo la estación que anticipa una nueva salida del Sol y el mar, sigue siendo una fuente de vida y no de muerte.

¡Qué habría sido de nosotros si ya hubieran construido el ducto! Estaríamos como las contaminadas playas del centro-sur, que vieron derramarse de manera directa los desechos de las plantas de Celulosa Arauco al mar, esas que no han podido reabrir de tanto daño que han hecho. Habríamos visto en Mehuin (si el ducto existiera) esas negras manchas que salen en el agua cuando descargan los riles, remontar el río Lingue con fuerza, bañar de muerte todo: las casas, la comida, los campos que nos siguen alimentando, los cementerios de nuestros antiguos, los sitios ceremoniales sagrados que nos resguardan.

Los "vendidos" han cambiado, es cierto; han cambiado las piedras por los fierrazos (esa es toda su modernidad y su progreso).

El martes 30 de marzo en nuestro propio territorio un "supuesto hombre", golpeó con fuerza a dos de nuestras hermanas lafkenche. Les dejó marcas en la piel, heridas que nos hacen a todos. Sin pedir disculpas, sin sonreír para las cámaras un Vargas (otra vez un Vargas) se tomó atribuciones.

Ni un carabinero, ni fuerza especial, ni marino, ni autoridad regional, simplemente un matón a sueldo se cree con atribuciones para portar una perfecta arma mortal. Así actúan ahora muchos de los que predicaban la Palabra del Señor, entonces cabe preguntarse lo siguiente: ¿Cuál será su discurso ahora que se dejan manipular por el dinero de Celulosa Arauco? Han olvidado sus propias prédicas de cuando decían que todo es obra del Señor, que el señor es el creador del Universo. ¿Ellos ya no cuidan lo que su Señor creó?

Celco sigue intentando negociar con más personas, han caído muchos débiles y yanaconas, y van a seguir cayendo, como antes lo hicieron los pescadores de la caleta de Mehuin. Ahora intentan comprar a quienes viven a la orilla del camino, por donde ellos tienen el trazado de su ducto de muerte. Es a ellos a quienes andan ofreciendo dinero para tener el permiso que les permita tomar mediciones y seguir avanzando con su "proyecto". Mientras tanto los defensores del mar y del territorio siguen cuidando y continúan con toda la tramitación que permita asegurarnos el vivir en nuestro territorio libre de contaminación. Territorio que heredamos de nuestros antepasados, no buscamos más que eso, respetar lo que tenemos: río, tierra y mar.

Ni el dinero, piedras, palos, golpes, disparos, fierrazos, insultos, hostigamientos ni amenazas de vendidos y falsos pastores o profetas del dinero podrán detener la fuerza que nos da el proteger nuestro mar amenazado.

¡No al ducto!

Movimiento por la Defensa del Mar

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín