Carta a Bachelet. Valdivia01.febrero.2010. Los cisnes y el ducto‏


                                                                        Valdivia, febrero 01 de 2010.

Sra.

Michelle Bachelet

Presidenta de Chile

 

 

Le solicitamos que su gobierno entregue un informe sobre las acciones realizadas para recuperar el Santuario del Río Cruces. Solicitamos además que se rechace el proyecto del sistema de conducción de los residuos industriales líquidos al mar presentado por la empresa Arauco, por cuanto no elimina el peligro de descargas peligrosas en el río, lo que impediría su recuperación,  y solo traslada la contaminación al mar.

 

Desde 1996 esta comunidad regional se ha visto sometida a un conflicto generado por la instalación de la planta de celulosa de CELCO S.A.,  hoy empresas Arauco. La comunidad costera de Mehuín y sus alrededores se organizaron para enfrentar la posible contaminación del mar y,  contra viento y marea, ante autoridades, empresarios y una comunidad pro empresa, lucharon para evitar la contaminación.

 

Reconocemos en ellos un ejemplo de lo que debimos en su momento hacer los valdivianos/as, y no sufrir hoy los numerosos efectos ambientales, sociales, económicos que ha provocado la puesta en marcha de esta industria con su descarga  en el río Cruces.

 

El año 2004 el país entero se alarmó con la contaminación del río Cruces, ante la  destrucción de un Santuario natural -el primero reconocido en Chile- y la muerte y migración de cisnes de cuello negro. Este crimen ambiental detonó una importante reacción ciudadana y sus efectos se convirtieron en acciones de futuro, entre ellos una renovada conciencia ambiental en la comunidad y una mejor responsabilidad social en muchas  empresas. Desde el propio gobierno se habló de un antes y un después de Celco.

 

Desde el inicio de su gobierno usted se sumo a esta nueva conciencia ambiental, motivada por una ciudadanía que espera un mejor futuro para sus hijos, que valora los recursos naturales que el país  tiene y que exige una mayor responsabilidad ambiental del estado.  Se creó el cargo de Ministro del Medio Ambiente y recientemente se promulgó la ley que crea definitivamente una nueva institucionalidad ambiental. Una ley cuya discusión parlamentaria siempre tuvo el caso Celco y el recuerdo de los cisnes muertos como un ejemplo de lo que "NO se debe hacer". 

 

Pero hoy cuando usted deja el gobierno, el panorama no es más alentador. Las acciones tomadas por los gobiernos de la concertación lejos de prevenir y reparar, sólo han beneficiado a esta empresa. En nuestros ríos siguen apareciendo cisnes muertos. Para quienes conocieron el Santuario Carlos Anwandter y lo vuelven a mirar hoy día, saben que no ha cambiado nada desde el desastre ambiental.

 

Para buscar una solución se volvió la mirada hacia el mar y como resultado de la acción de esta empresa en la costa se han corrompido las relaciones de la comunidad, ha provocado la división de las familias, ha generado violencia entre los pescadores. Hechos que representantes de su gobierno han calificado como un conflicto entre privados. Cinismo que también enfrentamos por que pensamos que el gobierno -su gobierno- tiene como responsabilidad proteger los derechos de los mas desvalidos,  no de las empresas que contaminan impunemente.

 

El proyecto del sistema de conducción de los residuos industriales de este empresa está en su etapa final de evaluación ambiental y la Corema de Los Ríos deberá pronunciarse este mes de febrero. Pero no esperamos mucho de esta Corema. Sólo recordar que la primera resolución ambiental en esta nueva región, bajo su gobierno, fue aumentar la producción de la planta de celulosa sin ninguna rigurosidad técnica o pensando en la comunidad. La empresa fue la única beneficiada. Nos preguntamos dónde está la recuperación del río; la reparación de las miles de víctimas de esta contaminación; dónde está el desarrollo de comunas como San José o los beneficios para Valdivia; cuándo podrán volver los cisnes sin riesgo de morir. Este proyecto industrial dejó una herida abierta en el alma de esta nueva región de Los Ríos, difícil de superar si no existe la fuerza para enfrentarla

  

Sra. Bachelet, solicitamos a usted que, antes de terminar su gobierno, se entregue un informe público sobre las medidas tomadas y ejecutadas para recuperar el río, por que ese fue el compromiso contraído con la comunidad. También solicitamos que se rechace el proyecto del ducto al mar por cuanto no elimina el peligro de descargas peligrosas en el río, lo que impediría su recuperación,  y solo traslada la contaminación mar.

 

Justamente por las experiencias que hemos vivido en estos últimos 5 años en Valdivia, no queremos que otras familias y comunidades deban sufrir la contaminación de sus aguas y de los recursos naturales que les permiten vivir, los cuales, nosotros también disfrutamos. En todos estos años la empresa ha negado sistemáticamente su responsabilidad, ha intentado cooptar y corromper a organizaciones, dirigentes y autoridades locales con el fin de seguir produciendo. Pensamos que esta empresa no ha aprendido nada, y no puede seguir recibiendo premios, como han sido las reiteradas resoluciones administrativas que le han permitido seguir operando.

 

No decimos que es una decisión fácil, mas aun cuando las presiones son enormes. Pensamos que una verdadera política de sustentabilidad verá sus frutos cuando se tomen decisiones pensando en el bien común, en la gente como nosotros, en el pueblo que vive de su esfuerzo, en los recursos naturales que heredamos a nuestro hijos.  Son estas decisiones las que cambiarán la desigualdad de nuestro país y las harán un aporte efectivo a la lucha contra el cambio climático.

 

Nosotros no estuvimos ni estamos ahora dispuestos a avalar o aplaudir la acción complaciente, temerosa y muchas veces mediocre que han caracterizado la resoluciones en torno a este proyecto, si con ello nos siguen destruyendo la vida y el futuro de esta región.

 

Se despiden atentamente, en representación de movimiento ciudadano,  Acción por los Cisnes

 

Claudia Sepúlveda Luque / José Araya Cornejo / Renate Benner Stange / Ximena Rosales Neira

 

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín