DECLARAN "INVALIDO" ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL DE DUCTO DE CELCO POR NO REALIZARSE EN LA ZONA DE DESCARGAS

Comité de Defensa del Mar emitió declaración pública a todos los medios y periodistas del país.

El Comité de Defensa del Mar calificó como “inválido” el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado por la empresa Celulosa Arauco y Constitución (Celco o Arauco) a la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema) de la Región de los Ríos para construir un ducto al mar desde su Planta Valdivia para evacuar sus residuos industriales.

La entidad, que coordina a comunidades lafkenches y asociaciones indígenas de pescadores de la Región de la Araucanía y de Los Ríos, también reafirmó que seguirá defendiendo el borde costero de los grandes grupos económicos y exigió al gobierno a “paralizar cualquier iniciativa que desde ya viola los derechos reconocidos por el Convenio 169 de la OIT y que actualmente se encuentran en tramitación o evaluación”.

A continuación, la declaración pública dada a conocer ayer:


El Comité de Defensa del Mar, coordinación que articula a las comunidades Lafkenche y asociaciones indígenas de pescadores de la Región de la Araucanía y Región de Los Ríos (Ngulumapu-Chile), comunica a la opinión pública nacional e internacional, a las comunidades y organizaciones mapuche, a los pueblos originarios, a las autoridades de gobierno, a la clase política chilena y a los grupos económicos que saquean nuestros recursos y vulneran nuestros derechos colectivos, lo siguiente:

1. En virtud de la amenaza que constituye el proyecto de construcción de un ducto al mar, para descargar los desechos tóxicos de la Planta Valdivia de Celulosa Arauco y Constitución (CELCO), reafirmamos nuestra intransable posición de defensa del borde costero, de nuestros derechos colectivos y del legítimo derecho a la vida y el buen vivir para las actuales y futuras generaciones.

2. Declaramos inválido el Estudio de Impacto Ambiental presentado por Celulosa Arauco y Constitución a la Comisión Regional del Medioambiente de la Región de los Ríos, en tanto dicho estudio jamás fue realizado tomando las muestras en aquellos puntos de tierra y mar que debieran sustentar su informe. En efecto, la prolongada vigilancia y defensa que realizaron las comunidades Lafkenche y el Comité de Defensa del Mar, impidieron en todo momento el acercamiento de embarcaciones y la toma de muestreos en aquellos puntos en que debieron realizarse.

3. Alertamos a las comunidades mapuche y pueblos indígenas actualmente sometidos a la soberanía del Estado chileno y al sistema de saqueo económico neoliberal, que de acuerdo a las distintas iniciativas que actualmente impulsa el gobierno de la concertación, en complicidad con la Derecha y los grupos de poder económico; se están frustrando, bloqueando, limitando y reduciendo antes de su entrada en vigor, los derechos reconocidos por el propio Estado en lo que se refiere al Convenio 169 de la OIT. En efecto, tanto el reconocimiento constitucional (ya innecesario) que se tramita bajo cuerdas, las iniciativas de representantes indígenas al congreso y a los consejos regionales, así como la tramitación de distintos Estudios de Impacto Ambiental y posible aprobación de megaproyectos económicos (represas, centrales hidroeléctricas, aeropuerto en tierras mapuche y construcción de un ducto al mar), expresan las estrategias de reducción y frustración que se están realizando al Convenio 169 de la OIT.

4. Comunicamos que aún cuando los derechos establecidos en el Convenio 169 de la OIT no cumplan con todas nuestras legítimas aspiraciones, demandas y las propuestas realizadas por el Pueblo mapuche y los Pueblos y Nacionalidades Indígenas en Chile y América Latina, no transaremos el ejercicio de tales derechos. Particularmente aquellos que garantizan el respeto de nuestro derecho consuetudinario, a una consulta y participación apropiada, el derecho a la tierra-territorio y a los recursos naturales, entre otros. Asimismo, agotaremos todas las instancias nacionales e internacionales para que los derechos reconocidos en el Convenio 169 de la OIT y en otros instrumentos que garantizan los derechos de los pueblos indígenas, sean ejercidos sin reservas, reducciones, frustraciones y limitaciones. Como también, porque tales derechos sean respetados por el Estado chileno, la Derecha y los grupos económicos dominantes.

5. Exigimos al gobierno de la presidenta Michel Bachelet, a los senadores, diputados, al comisionado presidencial para asuntos indígenas, a las instituciones indigenistas, y al aparato administrativo y burocrático en Chile, paralizar cualquier iniciativa que desde ya viola los derechos reconocidos por el Convenio 169 de la OIT y que actualmente se encuentran en tramitación o evaluación. Entre ellas, Estudios de Impacto Ambiental de megaproyectos que afectan nuestros derechos colectivos y bienestar, la tramitación inconsulta del reconocimiento constitucional (ya innecesario), las iniciativas de representantes indígenas al congreso y a los consejos regionales, así como todos aquellos megaproyectos y actividades económicas que vulneran nuestros legítimos derechos sociales, culturales, políticos, humanos y nuestro elemental derecho a la vida y el buen vivir.

6. Instamos a las comunidades y organizaciones mapuche, a ejercer los derechos reconocidos en el Convenio 169 de la OIT, pues existen los suficientes antecedentes que demuestran que la mayor parte de éstos (sino todos) están siendo violados por el Estado Chileno y los grupos económicos. En efecto, las experiencias históricas y más recientes demuestran que más allá del reconocimiento de derechos que los propios estados realicen a los pueblos indígenas, tales derechos sólo serán respetados en la medida que las propias comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas los ejerzan.

7. Finalmente, sostenemos que los verdaderos alcances e intenciones del Estado Chileno hacia los pueblos originarios se juegan actualmente y de manera concreta, en el respeto a los derechos reconocidos en el Convenio 169 de la OIT, en aquellos territorios que están siendo amenazados por megaproyectos económicos: Celulosa-Ducto, expansión forestal, represas-centrales hidroeléctricas, carretera de la costa, actividad salmonera, aeropuerto en territorio mapuche, entre otros. Pues hasta entonces, en todos estos casos, los derechos reconocidos por el Convenio 169 de la OIT están siendo violados, aún cuando por el carácter vinculante de dicho instrumento, el Estado chileno se encuentra obligado a cumplir y a no reducir, bloquear o frustrar antes de la entrada en vigor del Convenio 169.

Reafirmando nuestra intransable defensa del Lafkenmapu, de nuestros derechos colectivos y del derecho a la vida para las actuales y futuras generaciones



COMITE DEFENSA DEL MAR
Lafkenmapu, 23 de febrero de 2008.

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín