NUEVA ETICA Y CALENTAMIENTO GLOBAL

Por Carola Bustamante. Leonardo Boff es una de las voces más claras y sólidas de la teología de la liberación en América Latina, de gran lucidez respecto a los problemas relacionados con el medioambiente y prácticas solidarias de liberación. Gestor de "la Carta de la Tierra", complemento de la Declaración de Derechos Humanos, acompañó recientemente al Obispo de Aysen en el lanzamiento de "la Carta del Agua".

Su discurso es claro, simple y profundo, directo y sin dobleces. Habla del agua como la vida, por tanto, dado que tenemos derecho a la vida, el derecho al agua es inalienable. Boff planteó algunas ideas muy relevantes para salvar la trágica situación ecológica que amenaza con destruir al planeta:

1. Es precisa una revolución para parar esta situación. Una revolución de las conciencias, de las decisiones que estamos tomando como sociedad. Un nuevo paradigma biocéntrico, que ponga a la vida en el centro, que valore el espíritu de la Tierra, que la dignifique y no la use como objeto de mercado.

2. El Calentamiento Global es antropogénico, es decir, generado y provocado por causas humanas, no naturales. Es responsabilidad fundamentalmente de aquellos que han devastado la Tierra con sus industrias, desde hace 200 años. Una lógica simple es que, si este fenómeno es por causas humanas, somos los seres humanos quienes debemos actuar para cambiar el orden de las cosas. Este sistema científico y tecnológico actual, que creó tantos beneficios como la penicilina, también es el creador de bombas y máquinas que matan. Este sistema no puede seguir como está, debe adquirir CONCIENCIA.

3. Tenemos que crear una alternativa que sea útil para salvar al planeta, a la humanidad. Y para esto NO TENEMOS MUCHO TIEMPO. Estamos en un momento crítico. Por eso es tan alarmante y dramático, y también un desafío social. Es urgente formar un movimiento social global para cuidar la Tierra y la humanidad, o bien arriesgarnos a seguir como estamos, lo que nos lleva directo a la destrucción. Hay estudios con cifras alarmantes, que indican que si no hacemos nada ante esta sitaución, el año 2040 habrán desaparecido muchas formas de vida y ecosistemas.

4. No basta con mitigar los efectos dañinos de las acciones humanas que producen el calentamiento global. No basta "limar los colmillos del lobo", pues aún así el lobo sigue siendo voraz. Tenemos que parar la voracidad de nuestro sistema destructor, que cada día demanda más y más bienes y recursos, insaciable, sín límite... en un mundo finito.

5. No somos dueños de la naturaleza, por tanto NO PODEMOS SEGUIR TRATÁNDOLA COMO OBJETO DE DOMINACIÓN. El pragmatismo y conveniencia de nuestro sistema ve a la Tierra como objeto sin espíritu, por lo que la explota a su antojo. Tierra es Gaia, Pachamama, Ñuke Mapu, Madre. Y somos una unidad Tierra y Humanidad. Este planeta es donde está y ocurre TODO lo más importante para nosotr@s, es imposible la dualidad.

6. Confianza en aquellas coaliciones de grupos o personas que ponen el acento en lo BIOCÉNTRICO, EN LA VIDA, que trabajan para llegar a un nivel más alto de evolución en nuestra civilización. Una conciencia global, planetaria, que proteja a este planeta pequeño, viejo, con poca inmunidad, y super poblado.

7. Rescatemos el Pathos en vez del Logo, los sentimientos en vez del dominio y la razón. Hemos perdido la capacidad de sentir, por el exceso de racionalismo. El corazón, el sentimiento, es la esencia del ser humano. Somos fundamentalmente sentimiento, y éste es el nido de los valores humanos. Rescatemos el sentido de pertenencia a la humanidad y al ecosistema. Somos los únicos seres que sabemos de nuestra responsabilidad con el Mundo. La mayor crisis mundial que estamos viviendo, es la crisis de sensibilidad.

8. Ética del cuidado, esencia del ser humano. El cuidado es la precondición para que el ser pueda venir y manifestarse; es precisa una relación de cuidado para que la vida surja, en un ambiente de equilibrio. Esta es una actitud que falta desarrollar en la humanidad, y es preciso rescatarla, pues condiciona TODO lo que hacemos. Cuidamos lo que amamos, amamos lo que cuidamos.

9. Respeto y veneración de todo ser, reconocer el valor de cada ser por sí mismo. Somos seres interdependientes, cada uno tiene un lugar en el mundo, y merece existir. Debemos impulsar una coalición entre ciencia y espiritualidad, porque la espiritualidad enseña el respeto a todo lo que existe.

10. Ética de la responsabilidad, si hemos construido máquinas de destrucción y muerte, debemos hacernos cargo de sus consecuencias perversas. Y esto es igual para todas nuestras acciones.

11. Ética de la cooperación, pues ésta generó las condiciones para salir de la animalidad, para evolucionar y llegar a ser humanos. Por tanto es aquello que nos ha distinguido y caracterizado como tales, debemos rescatarla. Todo tiene que ver con todo, estamos todos enredados (en-red). Somos parte del todo, sentir que es así. Somos parte de algo más trascendente que nosotros mismos, estamos en todo... Todo lo que hacemos nos afecta...

Para finalizar, nos entregó un mensaje claro, que es eco de otras muchas voces que están diciendo lo mismo: Estamos en una real CRISIS, podemos hacer que sea una OPORTUNIDAD para cambiar nuestro paradigma y ser mejores seres. O podemos elegir seguir con la tragedia y el caos que terminaría con la Tierra y la humanidad.



Carola Bustamante

Publicada el sábado, 30 de agosto de 2008

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín