PIDEN A RAMSAR PRONUNCIAMIENTO OFICIAL SOBRE LA GESTION DEL GOBIERNO PARA DETENER DESASTRE DEL SANTUARIO

Organizaciones valdivianas, de la región y de otras ciudades, adhieren a la carta, la que contiene contundentes argumentos que podrían poner en jaque las gestiones del Gobierno y de la propia empresa Arauco.

Ante la reciente polémica generada por el informe de la Universidad de Chile que excedía lo solicitado por Conaf en los términos de referencia y lograba exculpar a Celulosa Arauco (Celco) del desastre del santuario Carlos Anwandter y que finalmente fue rechazado, el movimiento ciudadano de Valdivia que incluye una larga lista de organizaciones sociales, ambientales, indígenas, empresariales y ONGs enviaron una carta a Anada Tiegal, Secretario General de la Convención RAMSAR solicitando su pronunciamiento oficial sobre la gestión del Gobierno de Chile para la protección y recuperación del ecosistema dañado desde mediados del 2004.

Y hace dos días recibieron respuesta, acusando recibo de ella el propio Tiegal, adelantando que habrá una respuesta oficial en los próximos días.

Según se indica en la carta enviada por Acción por los Cisnes, este nuevo informe de la Universidad de Chile permitió a Celco instalar una campaña mediática exculpatoria para eludir sus responsabilidades sociales, ambientales y legales en este caso, que ha tenido escándalosos y bullados episodios vinculados a informes que finalmente han sido aclarados.

Esta nueva campaña exculpatoria se ha intensificado en las últimas semanas a partir de los resultados de la consultoría contratada por la Conaf al señor Víctor Marín, de la Universidad de Chile, en el marco del Plan Integral de Gestión Ambiental para la recuperación del Santuario, del cual la Convención RAMSAR es garante.

La nueva hipótesis formulada por Marín, cuenta con una fundamentación teórica y no fue sometida a pruebas empíricas.

A pesar de ello, Celulosa Arauco ha logrado sacar provecho mediático, generando hechos e interpretaciones que logran confundir a la ciudadanía en los principales medios nacionales.

A juicio de los voceros de Acción por los Cisnes, esto afectaría la legitimidad de las instituciones ambientales, la credibilidad de la ciencia y el prestigio de la Convención RAMSAR.

La carta señala que esta campaña no es nueva, y obedecería a la contundencia del informe científico elaborado por la Universidad Austral de Chile (UACh) el 2005, que permanece como la mejor explicación disponible sobre las causas del desastre, siendo ratificado por varias mediciones independientes, incluyendo los propios monitoreos de Celulosa Arauco, las auditorías contratadas por la empresa a la consultora Knight Piesold y las mediciones de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS).

Por ello, indican en el movimiento ciudadano local, la estrategia de Celco ha sido sembrar incertidumbre sobre su responsabilidad, debilitando las acciones judiciales de particulares y del Consejo de Defensa del Estado.

APARICION DEL CASEB PUC

La carta recuerda un bullado episodio que también fue aclarado, en que Celco intentó anular el informe de la UACh por medio de un documento contratado al Center for Advanced Studies in Ecology and Biodiversity (CASEB), de la Universidad Católica de Chile.

El Director del CASEB, Fabián Jaksic, afirmó a la prensa en aquel entonces, que sus experimentos derribarían las conclusiones de la UACh. Sin embargo, después de dos años, los resultados del experimento conocido como "mesocosmos" fueron publicados en febrero de 2008 en la revista Environmental Toxicology and Chemistry y no logran poner en duda la explicación de la UACh y no formulan ninguna explicación sobre las causas del desastre.

Más aún, el estudio del CASEB se encargó de echar por tierra la hipótesis de que el luchecillo (planta acuática del humedal) habría muerto por radiación ultravioleta, según lo difundió profusamente el consultor Carlos Ramírez, también contratado por Celulosa Arauco.

La carta también recuerda que el Santuario no presenta señales de recuperación: la población de cisnes es la más baja de su historia y el luchecillo no se ha restablecido.

Además, durante 2007 y 2008 se encontraron cisnes con los mismos signos clínicos de daño neurológico que causaron alarma en el 2004, y con concentraciones de Aluminio, Hierro y Manganeso en sus órganos -los mismos compuestos hallados en el tejido del luchecillo- incluso más altas que las de los primeros cisnes analizados el año 2004.


Segunda parte en:
http://www.valdivianoticias.cl/info.asp?Ob=1&Id=20268

Publicada el jueves, 26 de junio de 2008

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín