ARMADORAS TURISTICAS EXPLICAN POR QUE ES NECESARIO OPONERSE A ESTUDIOS DE IMPACTO AMBIENTAL DE CELCO

Se sienten el ejemplo de lo que ocurre una vez que el daño es provocado, sin recibir el apoyo de las autoridades. Por eso instaron a las comunidades de Mehuín a seguir oponiéndose a la realización de estudios.

Cuatro empresarias que participan en la organización de armadores turísticos querellantes contra quienes resulten responsables de la destrucción del Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter, denunciaron que hasta el día de hoy no han recibido el apoyo de las autoridades regionales producto del quiebre y perjuicios económicos que le fueron provocados a raíz de dicha crisis.

Las empresarias Lisette Etchepare, Blanca Vallejos, Yobana Seguel y Ana María Vogel formularon un llamado a las comunidades costeras y ribereñas del río Cruces, que están luchando, como expresaron, “por mantener su mar libre de contaminación a que continúen su lucha”.

“Nos referimos especialmente a los pescadores y comunidades de Mehuín, que continúen con su lucha, nosotros somos el ejemplo que después de un desastre ambiental nadie apoya, las autoridades no cumplen el resguardo del medioambiente, las leyes y los Tratados Internacionales no se cumplen”, aseguraron.

Explicaron que desde el año 2004 en que se produjo la contaminación no han recibido la ayuda por el quiebre de sus empresas y la pérdida de la ruta turística por la desaparición de la flora y fauna que hasta hoy en día se mantiene deteriorada.

“Las aguas siguen turbias y fangosas por lo que no podemos trabajar en la ruta que era llevar al turista a filmar y fotografiar las riquezas en paisajes como los cisnes taguas, coipos, etc. que murieron, quedando todo sin vida”, explicó Ana María Vogel.

“De todo lo sucedido la experiencia que nos queda es que hay que oponerse antes a cualquier estudio”, sentenció.

Publicada el miércoles, 18 de junio de 2008

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín