Actores del conflicto

En la zona del conflicto existen diversos actores que conforman una compleja variedad de visiones y percepciones sobre el mismo conflicto y que configuran un mapa social de dificil comprensión. Así, sobre el terreno podemos identificar, al menos, 4 actores de relevancia:
  1. En primer lugar los pescadores de las caletas de Mehuín, Queule y Mississippi como representantes de la actividad pesquera de la zona. Ellos pueden ser pertenecientes a las comunidades originarias del territorio o pertenecientes a familias llegadas con posterioridad al terremoto del año 1960. Por los relatos existentes, todas las familias que llegaban a la zona eran bien recibidas por aquellas que originalmente ocuparon el territorio. Paradojalmente es entre estos nuevos habitantes donde se presenta la mayor cantidad de pescadores firmantes del acuerdo con CELCO o los “vendidos” como son denominados por los pobladores. El hecho de que la mayor parte de “los vendidos” sean familias no originarias del sector ha creado un sentimiento de culpabilidad por haberlos acogido tan bien a su llegada: “Esos tipos llegaron, uno les tendió la mano, los dejó estar, no le hicimos ni un problema y mire como lo devuelven, malagradecidos”(Mujer lafkenche en referencia a los pescadores financiados por CELCO, 17 marzo 2008) Es necesario aclarar que existen quienes pese a ser pagados por CELCO se mantienen al margen de las acciones violentas o de provocación y con ellos, por lo general, no mantienen mayores dificultades, a menos que tengan conductas hostiles hacia la gente del Comité: "No hay problema si no nos dicen nada, pero hay algunos que se ríen de nosotros por no agarrar plata. Esto no puede seguir así, debemos pararla de una, cortarla no más”. Mujer lafkenche en referencia a los pescadores de CELCO, 17 marzo 2008)
  2. Un segundo actor relevante son precisamente aquellos habitantes del territorio amenazado que desarrollan una actividad económica y social distinta a la actividad pesquera (comerciantes, empresarios turísticos, latifundistas, profesores, entre otros). Ellos por lo general mantienen una oposición permanente, pero pasiva, al ducto de CELCO. Su participación en las acciones de defensa es minoritaria, sobretodo, por las presiones a las que son sometidas de parte de los pescadores de CELCO1. Para los miembros del Comité es comprensible que la participación de los que habitan en Mehuín no sea activa por el riesgo que corren al enfrentar a los pescadores de CELCO, pero a los habitantes de Mississippi no les perdonan su inactividad: "Claro ellos ganando plata, mientras nosotros nos desvelamos y nos quebramos la espalda defendiendo el mar. Si ellos también se verían afectados” (Mujer lafkenche refiriéndose a los habitantes de Mississippi que no defienden activamente el mar, 11 marzo de 2008). Entre este grupo de personas hay quienes colaboran económicamente con el Comité, lo que ayuda a mantener la presencia permanente en la sede de Mississippi.
  3. Un tercer actor son las organizaciones sociales locales, nacionales e internacionales asociadas al movimiento de defensa, pero que se presentan sólo en forma esporádica dada la ubicación geográfica del sector. Entre las organizaciones se destacan CODEPU, Acción por los Cisnes, el Observatorio de Derechos de los Pueblos indígenas, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Central y Admapu. Todas ellas hacen el seguimiento jurídico del conflicto.
  4. Un cuarto actor y quizás el más importante dadas las actuales circunstancias del conflicto, son las comunidades autóctonas del territorio, particularmente las comunidades Mapuche Lafkenche de las caletas de Mehuín, Queule y Mississipi y de las zonas aledañas como Maiquillahue, Quillalhue, Chan – chan, Alepue, Tringlo, entre otras. Miembros de estas comunidades son los que en su mayoría conforman el Comité de Defensa del Mar y de hecho, el actual vocero, Boris Hualme, es werken3 de las comunidades Lafkenche del territorio.

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín