CRISIS EMPRESARIAL EN VALDIVIA: ¿DONDE ESTA EL PROBLEMA?

Por Vladimir Riesco Bahamondes, Abogado. La quiebra de la empresa APSA de Paillaco, es un claro reflejo de la crisis que vive el modelo de desarrollo forestal promovido en Chile a partir de la promulgación del DL 701 de 1974, modelo fundado en la masiva substitución de bosque nativo por monocultivos forestales y a una fuerte concentración de la propiedad de la tierra en un puñado de empresas que día a día se reduce.

En este mercado concentrado a más no poder, situaciones como la poca disponibilidad de materias primas y su alto costo o la propagación de extrañas enfermedades como el Daño Foliar del Pino, están transformando al sector forestal en una fuente de desempleo, incertidumbre económica y daños ambientales.

Prueba de ello la tenemos en nuestra propia región, una de las más pobres del país, pese a que en ella se concentra parte importante de las más grandes empresas forestales de Chile, donde ciudades como Valdivia constituyen una verdadera isla en un mar de pinos y eucaliptus.

Esta crisis del modelo forestal, es un eslabón de una crisis mayor que se nos avecina, la crisis del modelo económico en su conjunto, una visión económica ultra liberal, heredada del régimen de Pinochet, que fue adoptado por la Concertación y que se expresa en las mayores desigualdades sociales de nuestra historia contemporánea, desigualdades vinculadas a la voracidad sin límites del gran empresariado, que concentra en pocas manos el capital, precariza el empleo y destruye el medio ambiente.

El momento en que se encuentra nuestra sociedad, nos permite legítimamente aspirar a transformar profundamente el modelo económico que nos rige, es nuestro derecho y deber el hacerlo cuanto antes y substituirlo por una visión económica que incorpore la necesaria planificación de sectores estratégicos y una participación más activa del estado y de modelos empresariales asociativos comunitarios, de lo contrario las consecuencias económicas, ambientales y sociales que ya se están viviendo en la región se agudizaran día a día.

Cambiar el modelo, no es algo anacrónico como declara don Jorge Vives, en carta dirigida a su medio, durante la semana recién pesada. Lo anacrónico es la virulencia y liviandad de lenguaje utilizado por él, en contra de las legítimas opiniones vertidas por los opositores al nefasto proyecto hidroeléctrico San Pedro.

El Sr. Vives sugiere que el tenor de tales declaraciones sería de carácter injurioso. Como abogado le recomiendo cuidar impetuoso carácter y lenguaje pues quien puede caer en una conducta injuriosa es él.

La actitud abiertamente pro empresarial de los senadores Frei y Allamand es legítima pues refleja la visión de su sector político del país y del mundo, sin embargo, esta profundamente equivocada, pues precisamente el mundo construido a partir de esa visión, actualmente hace aguas por los cuatro costados, por ello quienes pensamos diferente debemos aunar esfuerzos para desalojar de la región a esos políticos y construir desde el nivel una sociedad sustentable y más humana.

Finalmente le debo señalar a don Jorge Vives que gracias a los que él denomina payasos ambientales, la protección del entorno, actualmente esta en la primer línea de las preocupaciones de todos los actores políticos y económicos del país, fue la conciencia y acción de un grupo de valdivianos la que permitió que estos temas se incorporen a la agenda nacional.




Vladimir Riesco Bahamondes, Abogado.

Publicada el miércoles, 21 de mayo de 2008

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín