Ya se está convirtiendo en un tema de Ripley para nuestro país lo que acontece con la ALDHU y su dirigente Parra. Mientras por un lado se expulsan del país a dos diplomáticos norteamericanos por supuesta intromisión en asuntos relacionados con nuestra soberanía nacional, por otra parte y de manera muy extraña, recién de última hora se dispone desde Carondelet el término de los privilegios que desde sus inicios ha venido gozando y abusando de ellos el muy famoso y oscuro personaje chileno JUAN DE DIOS PARRA. Medida que hasta cierto punto se la podría compartir y respaldar incluso, dependiendo lógicamente de la intencionalidad de la misma.

Ojala que por el bien del país, y lo manifiesto sinceramente, el contexto de esa disposición gubernamental no esté empañada de graves y peligrosas causales que involucren al actual gobierno en asuntos que irían mas allá de la tendencia de una corriente de extrema izquierda, o de una revolución ciudadana o de la praxis de un socialismo del siglo 21

Por otra parte, Diario El Universo y toda la prensa nacional dan ávida cuenta de la calidad moral y las “hazañas” reflejadas en un numero de más de cinco demandas, incluida una demanda por estafa, este suigeneris y extranjero funcionario supuestamente de los Derechos Humanos, y pupilo del ex presidente Allende, a través de sus traviesas actitudes pintadas de “rojo intenso”, ha venido realizando en nuestro país. Quien hasta se pasaba entregando salvo conductos (carnés) en suelo ecuatoriano a ciudadanos colombianos de dudosa procedencia, sin control alguno por parte de nuestras autoridades y sin que nadie antes haya hecho reparo alguno sobre el tema, mientras paradójicamente dicho personaje de la ALDHU no se hizo presente ni ejecutó ninguna diligencia humanitaria cuando asesinaron a sangre fría a un combatiente del crimen organizado y ex miembro de la policía nacional en Milagro, por ejemplo.

Lo grave y preocupante del caso es que la ciudadanía teme que con Parra suceda lo mismo que aconteció con las famosas mexicanitas de las que se dijo eran “mucamas de las FARC, y que de un momento a otro y sin que nadie se percate, subrepticiamente fueron embarcadas en un avión con rumbo a Nicaragua, en donde luego allí si manifestaron ser guerrilleras de las FARC, mientras aquí se les dio todo tipo de cuidado hospitalario y se las privilegió con todo tipo de consideraciones como si hubieran sido pacientes VIP.

Cuidado entonces amanece un nuevo día y luego aquí no se sabrá nada de Juan de Dios Parra, quien incluso ha hecho público su viaje al Uruguay el próximo domingo. Además, por los resultados investigativos que hasta hoy se conocen, los indicios de responsabilidad grave que presenta el caso Chauvin y que sin lugar a dudas involucran a Parra, y sabrá Dios a quien más, todo aquello constituye una bomba de tiempo que en cualquier momento puede explotar.

El ex Director de Inteligencia de nuestra Fuerzas Armadas, Coronel Pazmiño, con documentos en mano, esta develando graves indicios de responsabilidad en contra de mucha gente identificada con este gobierno, denunciando públicamente incluso que su integridad y la de su familia le está siendo amenazada constantemente, quien a través de una intervención por televisión dada a Teleamazonas el día de hoy, jueves 19 de febrero del 2009, le mostró a su entrevistador una foto en la que aparecen vistiendo chalecos de la ALDHU, Juan de Dios Parra junto a Chauvin, y otro personaje (No recuerdo sus nombres y apellidos), a quien según Diario El Universo en uno de sus artículos lo denuncia como un ex guerrillero de las FARC (…!!!!)

Preocupado como millones de ecuatorianos más y por el bien de nuestro país, repito, creo que a este caso debe dársele un urgente baño de la verdad. No es posible que se denuncie que un ex Ministro de Gobierno desde hace años utilice dos cedulas de identidad con diferentes números. No es posible que Chauvin, un ex funcionario de alto nivel de ese ex Ministro, declare públicamente y muy suelto de huesos que ha conversado 7 veces con Raúl Reyes, aunque dichos coloquios hayan sido en suelo Ecuatoriano o en suelo Colombiano. No es posible que acorde los tiempos que se dieron los eventos de Angostura, un ex Ministro de Gobierno, y según se denuncia, viajó misteriosamente hacia Lago Agrio y se registró únicamente con su segundo nombre (Wilson)en un hotel de la localidad, estando incluso en plenas funciones de su cargo.

No es posible entonces que después de tantos y tantos años de actividad oscura en este país por parte de Juan de Dios Parra, todavía se mantenga en la impunidad el hecho de no saber y aclarar a quién carajo representa este individuo, y que intereses se manejan en su entorno.