TERESA CASTRO: “NUESTROS DERECHOS ESTAN SIENDO VULNERADOS TODOS LOS DIAS”

Segunda parte de la conversación que Valdivia Noticias sostuvo con Teresa Castro, esposa del vocero de los pescadores de Mehuín, Eliab Viguera.


La señora Teresa Castro relata en la segunda parte de esta entrevista la intranquilidad vivida por la comunidad de Mehuín por los enfrentamientos que sucedieron cuando los pescadores se enfrenaron a la Armada que apoyaba a Celulosa Arauco y Constitución (Celco) para que iniciar un Estudio de Impacto Ambiental para un ducto.

Emotivamente expresó su deseo de conocer "la democracia real porque aún no la conozco”, porque a su juicio Mehuín fue “reprimido y amedrentado”.

“Esto significa dejar labores de madre, de esposa, de abuela y a mi esposo lo mismo, ya que nosotros hemos entregado el 100 por ciento de nuestras vidas a la defensa por el mar”, dijo.


P: ¿Qué situación la ha marcado en estos años?

TC: Cuando era joven viví parte del gobierno de Salvador Allende y percibí cosas que me parecieron un poco injustas. Pero también viví la dictadura e infelizmente cuando viví en Valdivia veía como apresaban a mucha gente y veía cómo la amedrentaron. Desde un punto de vista personal, puedo decir que eso ha estado muy cerca o igual a lo que nos han hecho a nosotros aquí en este tiempo. Por eso quiero buscar una verdadera democracia, quiero encontrarla en mi pasado desde que empieza a gobernar Frei en adelante cuando ingresa el proyecto de la planta de celulosa. Quiero conocer la democracia real porque aún no la conozco y creo que eso no sale a la luz ya que para todos, Chile es un país democrático donde se resguardan las libertades, pero a nosotros nos han reprimido y amedrentado mucho.


P: ¿Cuáles han sido las presiones que han recibido?

TC: Es una presión que a mi esposo y a mí nos hayan despedido después de haber estado trabajando para la Universidad Austral. Creyeron que con eso que nos cortaban las manos pero no es así. Lo peor ha sido la amenaza de contaminar el mar porque es una fuente de vida, la amenaza constante en contra de nuestra forma de vida y de nuestro sustento ha sido terrible. Pero no hemos tenido temor, sentimos rabia, sentimos impotencia. En este país no hay igualdad de derechos, si uno dice no a algo y los poderosos lo quieren, ¿qué se va a hacer? En ese sentido nuestros derechos están siendo vulnerados todos los días. Pero pese a las presiones no hemos sentido miedo. Uno ve a los Carabineros de fuerzas especiales, a los marinos y toda la maquinaria que se ha desplegado, pero ya no me da miedo porque es algo cotidiano en mi vida. Hay gente de afuera que piensa que este es un pueblo casi sin ley, pero creo que al contrario nosotros hemos dado un ejemplo muy grande en que aquí debe haber una ley ambiental fuerte que no sólo proteja a la gente de la costa sino a todo Chile.


P: ¿Qué es lo que más la ha molestado?

TC: Por ejemplo, me veo presionada viendo a los Carabineros en un sector que no les corresponde jurisdiccionalmente para las fuerzas especiales. Otro ejemplo es cuando trajeron imágenes de un barco que se les fue encima. Cuando revisé las imágenes estuve segura en un principio que era el barco de Celco, pero cuando comienza a verse entero me percato de que esa tremenda mole era de la Armada y no de Celco, me quedé helada porque era una cosa inmensa con hombres armados arriba. Entonces esas cosas nos amedrentan durante la vida.


P: ¿Cómo ha vivido estos últimos meses de conflicto?

TC: Con gran intranquilidad porque mi esposo es uno de los coordinadores del movimiento y a él ya lo han perseguido. Además con una responsabilidad inmensa porque esto es como un juego de estrategia, donde uno juega con toda la plata y la ayuda del gobierno, mientras nosotros solamente con la experiencia.

Pero mi vida sigue cambiando en estos meses desde que se propuso el ducto al mar. Esto ha significado dejar labores de madre, de esposa, de abuela y a mi esposo lo mismo, ya que nosotros hemos entregado el 100 por ciento de nuestras vidas a la defensa por el mar.

Entonces quiero pensar que esto que estamos viviendo ha sido como una pesadilla y que en algún minuto vamos a despertar y todo va estar bien nuevamente.


P: ¿Cómo ve usted el futuro de Mehuín tomando en cuenta todo lo que ha pasado aquí?

TC: Pese a todo, lo veo como un Mehuín victorioso, un Mehuín glorioso, un Mehuín con renovación que se ve en los jóvenes. Este conflicto ha pasado por las generaciones, conmigo habían personas de 70 años en el conflicto anterior, algunas que ya han muerto pero que han dejado este legado de lucha en sus hijos y ahora sus hijos lo siguen traspasando. Además, con toda la defensa que se ha dado los turistas todavía pueden venir a Mehuín y bañarse en aguas que no están contaminadas. Veo un Mehuín próspero y veo un costa chilena prospera, una costa que ha triunfado.




Escrito por:
Alfredo Arellano

Publicada el miércoles, 30 de agosto de 2006

Páginas vistas en total

Desde donde nos visitan...

Clima en Mehuín